viernes, 18 de abril de 2008

Anorexia

Anorexia Nerviosa

Es una enfermedad mental que consiste en una pérdida de peso derivada de un intenso temor a la obesidad y conseguida por la propia persona que enferma a través de una serie de conductas.
Afecta preferentemente a mujeres jóvenes entre 14 y 18 años.

Los síntomas más frecuentes son:
Miedo intenso a ganar peso, manteniéndolo por debajo del valor mínimo normal. escasa ingesta de alimentos o dietas severas imagen corporal distorsionada sensación de estar gorda cuando se está delgada gran pérdida de peso (frecuentemente en un período breve de tiempo) sentimiento de culpa o desprecio por haber comido hiperactividad y ejercicio físico excesivo pérdida de la menstruación excesiva sensibilidad al frío cambios en el carácter (irritabilidad, tristeza, insomnio, etc.).
El tratamiento va mucho más allá de la recuperación del peso perdido. Paralelamente a una alimentación nutritiva, el individuo deberá someterse a una terapia psiquiátrica. Esto implica que el tratamiento puede ser guiado tanto por un médico clínico, como por un psicólogo. En los casos más extremos, el paciente deberá ser hospitalizado.



Consecuencias Físicas:

Corazones pequeños: Niñas de 17 años con corazones del tamaño de una de siete. Quedarse, literalmente, en los huesos está provocando alteraciones en el funcionamiento y en el tamaño del corazón. Los expertos desconocen aún si la recuperación del peso devolverá la normalidad al funcionamiento cardiaco.
Niñas menopausicas: La amenorrea (pérdida de la menstruación) es uno de los tres síntomas que sirven para el diagnóstico de la anorexia nerviosa. Dicha pérdida ha sido asociada, junto a un aumento de los niveles de hormonas, como el cortisol, con la aparición de osteoporosis.


Diagnóstico

La anorexia nerviosa es difícil de diagnosticar debido a que el paciente esconde y niega su condición de enfermo. Rara vez el individuo anoréxico buscará ayuda pues la pérdida de peso en sí no es vista como un problema. El diagnóstico actual se realiza solamente cuando aparecen otras complicaciones médicas como la amenorrea o problemas gástricos y se basa en cuatro criterios básicos:
La negación del individuo a mantener el peso del cuerpo cercano a su ideal, según su estatura y edad.
Un miedo intenso a engordar, aunque el peso sea inferior a lo normal.
La auto percepción se distorsiona y el individuo no reconoce o asume la extrema pérdida de peso. Finalmente, en mujeres que ya tienen su ciclo menstrual, existe una alta probabilidad de amenorrea .

1 comentario:

Mané Piñero dijo...

Hola Chicas! Muy buen blog, es muy interesante el tema que tratan en especial para ponernos a reflexionar sobre los problemas en la alimentación. Muy buenas imágenes y gráficos. Las felicito!!